Antes todo esto eran foros y chats

foros-chats

Casi ya no nos acordamos pero sí, hubo un tiempo en el que vivíamos sin  Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest…  ¿Cómo conversábamos?, ¿cómo nos relacionábamos a golpe de tecla y click en internet?, ¿cómo GRITÁBAMOS en la red o conocíamos a gente nueva? Se nos ha olvidado pero sí, antes todo esto eran foros y chats.

Los foros
Admitámoslo: a un foro no se iba a conocer gente, aunque casi siempre se acababa haciendo amiguetes. Esos foros clasificados por temas: música, cine, fútbol, literatura, coches… Allí las opiniones se elevaban al rango de verdades absolutas. Eso sí, como en la barra del bar, empezabas hablando de un tema, y se acababa arreglando el mundo. En los foros conocimos los emoticonos, el +1, las  mayúsculas = gritos. Todo lo que sabemos sobre el lenguaje en la red lo aprendimos en ellos.

En el foro podías aburrir al personal con tus supuestos conocimientos sobre el tema en discusión. Digamos que había una estirpe de ‘predicadores’ que nacieron y se criaron a golpe de respuesta o tema en el foro. ¡Vaya hilos de conversación! No había quien cerrase algunos y aquello empezaba a acumular páginas hasta el infinito y más allá. Eso sí, siempre hubo clases, tu reputación era directamente proporcional al número de mensajes publicados que acumulases. Ya podías saber mucho que si eras un recién llegado no pertenecías a la ‘chupipandi’.

Los chats
¡Ay los chats! ¡Qué tiempos! Y qué conexiones a internet ¿verdad? Esos 56 Kbps por segundo que no te permitían tener prisa porque aquello se cargaba a la velocidad que se cargaba y punto. Esas salas de chat con un paréntesis al lado que te indicaban que sí, Sexo (246) ganaba siempre a Amistad (123) en usuarios conectados. Ese ‘timeline’ de la época que era el chat general donde se agolpaban frases, emoticonos y proclamas que prácticamente no daba tiempo a leer dependiendo de lo mainstream que fuera la sala. Esa frase repetida por mil usuarios ‘¡Hola! Soy nuevo por aquí‘ que conseguía siempre el efecto contrario: ¡Alerta de pardillo, troleo general! ¡Ay los chats!.

No nos engañemos, los troles nacieron y se forjaron en las salas de los chats más populares de la época. Yahoo, Terra, IRC… Aquello era como un campo de batalla donde únicamente legislaban los administradores de sala, que eran una especie de ciber-antidisturbios. Abuso de mayúsculas, insultos, spam en el muro general… todo ello estaba castigado con la expulsión. Sin tribunal, a lo Juez Dredd ¡Ay los chats!

Andoni Famoso

Andoni Famoso

Culo inquieto de nacimiento. O como dice mi madre, '¡nunca se me caerá la casa encima!'. Viajero apasionado por la comunicación y la ilustración.
Andoni Famoso

Latest posts by Andoni Famoso (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *